La barra en una boda

fotografo de boda Vitoria

El asunto de las bebidas durante el baile es un tema que puede suponer un presupuesto importante a tener en cuenta. Todo va a depender del tiempo que dure. En cualquier caso, siempre tendréis diferentes opciones, en función del presupuesto que manejéis. Aunque también es verdad que algunos sitios tienen este tema prefijado de forma incondicional, no dejándoos elegir. Sea como fuese, vamos a intentar ver diferentes formas de organizar.

Una de las primeras opciones es en base a tiempo. En función de las horas que tengamos abierta la barra libre para nuestros invitados, así será la factura. Aquí tendremos que tener en cuenta el tiempo que tenemos previsto que dure el baile. Normalmente, suele ser entre 3 y 4 horas.

Como punto positivo de esta opción podemos decir que el precio es fijo por lo que no nos vamos a encontrar con sorpresas a la hora de pagar. Además los invitados podrán beber lo que quieran y eso les dejará con buena sensación.

Como punto negativo, tenemos que decir que esta opción es cara y que los invitados es más que probable que beban más de lo debido.

Vamos con la segunda opción. También podemos organizar la barra libre por botellas. Esto quiere decir que pagaremos en función de las botellas que se consuman.

Esta opción tiene como punto positivo que puede ser muy rentable si vuestros invitados no beben mucho. Por ejemplo si hay muchos niños y gente mayor, lo más habitual es que se reduzcan el número de botellas al final de la fiesta. Por tanto, eso que nos ahorramos.

En cuanto a lo negativo, está la situación opuesta en la que mucha gente bebe. Es obvio que en esa situación esta opción puede salirnos más cara.

Vamos con la siguiente opción. Tenemos la posibilidad de repartir vales consumición, los cuales nuestros invitados podrán canjear por bebidas. En este caso, repartiríamos estos vales entre nuestros invitados. Podemos disponer de vales para bebida larga o vales para refrescos. Todo esto va a depender de lo que acordemos con el establecimiento.

En cuanto a lo positivo de esta opción está el hecho de que la gente se controla más. Además, como el pago es por adelantado, evitamos sorpresas al final.

Por el contrario, en la otra parte de la balanza nos encontramos con que el que quiera más no podrá, a no ser que lo pague de su bolsillo. Con lo que podrá verse como un mal detalle. Además, está la posibilidad de que algunos invitados pierdan los vales que ya están pagados.

Por último, otra opción que siempre está ahí, es que cada invitado se pague sus copas. Es la opción peor valorada por los invitados como es lógico. Pero en función de cual sea nuestro presupuesto, puede ser una opción a valorar. Si optamos por esta opción lo mejor es cambiar de sitio. De esta manera vuestros invitados lo entenderán un poco mejor.

Barra tope gama

Hay una opción añadida, donde se pone de máxima relevancia el cuidado de los detalles. Se trata de una barra especial, de alto nivel, donde todas las botellas son de alta calidad. Estaríamos hablando de una barra a parte, donde la decoración estaría muy cuidada. En ella, un barman prepararía unas determinadas copas de calidad. Por ejemplo Gin-tonic con una gran ginebra y aderezado con todo tipo de alicientes que dan a la copa un valor excepcional.

Zona fumadores

En el momento del baile, además de la barra, podemos tener un detalle también con esos invitados fumadores. Ya pueden ser fumadores habituales o sólo en días especiales como este, a los que les guste disfrutar de un buen cigarro, tendrían hoy en día bastante restringido el poder encenderlo, de no tratarse de un espacio abierto. De esta manera, la idea sería habilitar un rincón al aire libre, decorando la zona de una forma bonita y acorde con el estilo de la boda, donde los invitados puedan degustar un cigarro con un un buen licor.