Boda con ceremonia civil

fotografo de boda Vitoria

Antes de nada, quiero dejar claro que tanto la ceremonia civil como la religiosa tienen la misma validad. En ambos casos se establece un trámite legal que les otorga la misma validez a ambas. La única diferencia es la forma en la que se escenifica una y otra. Tenéis que tener en cuenta que el día de vuestra boda es un día único. Por ello, deberíais evitar cualquier tipo de presión que os condicione hacia cualquiera de las dos vías. Lo suyo sería que tomaseis la decisión con la que más a gusto os encontraseis.

Tenemos que alegrarnos de que los tiempos hayan cambiado. De ello se han beneficiado las ceremonias civiles ya que han experimentado una gran evolución. Es verdad que antes estaban en un segundo plano. Se trataba de firmar un papel en una fría institución. Mientras que la otra opción, de casarse en una iglesia, con una ceremonia idealizada, tenía siempre un mayor atractivo. Sin embargo, ahora la ceremonia civil ha cogido el mismo estatus que la religiosa en ese sentido. Pudiendo ser esta opción igualmente romántica. Lo más importante es que busquéis lo que más os identifique. Elegid aquello que más os guste dentro de vuestras posibilidades y circunstancias.

Qué requisitos legales tiene una ceremonia civil

Lo primero que tenéis que tener en cuenta antes de empezar es el régimen económico en el que queréis contraer matrimonio. Por una parte está el de bienes gananciales, que es el más común. Y por otra, el de separación de bienes. Dependiendo de la comunidad autónoma de la localidad donde vayáis a realizar todos los trámites, tendrán uno de estos dos regímenes por defecto. Por tanto, lo primero es que os enteréis de cuál de los dos es el que os corresponde. Si coincide con vuestras preferencias es todo más fácil, ya que no habría nada más que hacer a este respecto. Si no coincide, lo que habría que hacer es unas capitulaciones matrimoniales en notaría que tendrían un coste adicional de unos 70 euros. De esta manera, gestionaríais todo el expediente en el registro civil, salvo estas capitulaciones que tendríais que dirigiros a la notaría.

En cualquier caso, lo mejor es empezar por el principio. Tenéis que dirigiros al registro civil de la localidad en la que estéis empadronados. En el caso de que estéis empadronados en dos localizaciones diferentes, podréis elegir entre ambas. En el registro civil os informarán de todos los papeles que necesitáis para poder realizar el expediente matrimonial. Normalmente necesitaréis alrededor de un mes para presentar todo el papeleo. Posteriormente, tardarán en tramitároslo entre un mes y tres meses, en función del municipio. De este modo, lo recomendable es que empecéis los trámites cómo mínimo con cuatro meses de antelación, aunque nos es bueno ir tan ajustado en tiempo, ya que pueden surgir imprevistos. Con seis meses de antelación estaríais más tranquilos.

Una vez realizado el expediente, la firma podrá realizarse en cualquier municipio. De esta manera, el momento de la firma quedará recogido dentro de la celebración de vuestra boda. El acto de la firma deberá realizarse ante el juez encargado del registro civil. También podrá realizarse ante jueces de paz en los que este haya delegado. Pero no se queda ahí la cosa, sino incluso puede ser delante del alcalde o concejales si os casáis en el ayuntamiento. O incluso ante el secretario judicial o el notario que hayáis elegido.

Cuál es el lugar perfecto para la celebración civil

Básicamente, las opciones que hay en cuanto al lugar donde celebrar una boda civil son cuatro. El ayuntamiento es una de ellas. Otra es el Juzgado. También puede ser el Registro Civil. Y por último, cualquier otro lugar que resulte apropiado para albergar un evento de esas características.

Los ayuntamientos disponen de salas donde se puede desarrollar el evento. Bien sea porque disponen de dependencias específicas para celebrar bodas, o bien en el propio salón de plenos. En los ayuntamientos quien se encarga de oficiar la celebración es el propio alcalde o alguno de sus concejales. En este caso, son personas públicas que ya conocemos. Con respecto al lugar, suelen ser lugares céntricos y bien señalizados, por lo que será de fácil acceso para vuestros invitados.

Al tratarse de edificios institucionales, las celebraciones de bodas podrían estar sujetas al cumplimiento de ciertos requisitos. Estos podrían tener que ver con vuestra vinculación al municipio. Por ejemplo, llevar empadronados unos años. También las fechas podrían estar restringidas a unos días concretos a la semana, en un horario concreto. Además, podría ser que la duración estuviese limitada, ya que es muy probable que pudiera haber varias celebraciones el mismo día. Aunque también es verdad que suele haber un margen suficiente como para poder ambientar a vuestro gusto, con motivos florales y música. Es muy recomendable que os informéis bien previamente.

Como ya sabéis u os imagináis, el juzgado o el Registro Civil son instituciones públicas donde la celebración de una boda está marcada por un carácter muy burocrático, para nada individualizado. El hecho de que sea un juez al que no conocemos de nada, en un lugar que no podemos personalizar a nuestro gusto, hace que todo adquiera un carácter frio y de puro trámite. Aunque por otro lado, este trámite se realiza de forma cómoda y rápida. Además, esto puede ser simplemente la antesala, para luego realizar la celebración en cualquier otro lugar, donde se puede oficiar una celebración que no siga los preceptos estrictamente legales. Pudiendo dar rienda suelta a nuestra imaginación y llegando a limites insospechables.

 
 
Este artículo también te interesa…

Cuanto Cuesta Organizar Una Boda Simbolica